Al Dia TX
10:11 p.m., 4/19/2014 | 70°

Mayoría de migrantes echa raíces en EU

ASSOCIATED PRESS | 12/3/2011, 7:55 a.m.

Washington - Casi dos tercios de los 10.2 millones de indocumentados en Estados Unidos han residido en el país durante al menos 10 años y casi la mitad son padres de niños pequeños, según un informe elaborado por el centro de estudios Pew Hispanic Center difundido esta semana.

El documento señala que el 35% de los adultos sin la debida documentación han residido en Estados Unidos durante al menos 15 años, 28% entre 10 y 14 años; 22% entre 5 y 9 años; y 15% durante menos de cinco años.

El Pew Center dijo que obtuvo los porcentajes al analizar la Encuesta de Población Actual, un documento emitido en marzo del 2010 por la Oficina del Censo.

El grupo de quienes llevan en Estados Unidos al menos 15 años ha aumentado más del doble desde el año 2000, cuando apenas representaba el 16% del total.

El grupo de personas que llevan menos de cinco años se ha reducido a la mitad desde el 2000, cuando representaba el 32% del total, señaló el reporte.

Los autores del documento apuntan que el segmento de los que tienen al menos 15 años de estadía experimentó el mayor crecimiento entre fines de los años 90 y comienzos de la década pasada.

Asimismo indicó que el flujo de indocumentados ha disminuido considerablemente en años recientes debido a la debilidad de la economía estadounidense y mayores controles fronterizos.

El análisis también compara que el 46% de los indocumentados son padres (unos 4.7 millones de personas) de menores de edad.

En comparación, sólo el 38% de los que residen con autorización y el 29% de los estadounidenses por nacimiento son padres de menores de edad. El Pew atribuyó la mayor tasa a que los indocumentados tienen una edad promedio de 36 años, mientras que en los otros segmentos es de 46.

El Pew Hispanic Center estima que los indocumentados representan el 28% de la población del país nacida en el extranjero y el 4% de la población total.

Ubica en 10.2 millones la cifra de inmigrantes sin documentos, incluyendo menores de 18 años, lo cual representa un descenso respecto a los 12 millones estimados en el 2007.

El reporte también menciona que durante el año fiscal 2010, al menos 390,000 personas sin documentos legales fueron deportadas, y un 73% de ellas eran originarios de México.

El Congreso estadounidense no ha sido capaz de resolver la situación de estos 11 millones de personas, pese a que los demócratas controlaron las dos cámaras legislativas durante el periodo legislativo que culminó en diciembre del 2010 y que el ahora presidente Barack Obama prometiera una reforma migratoria integral.

Las posibilidades de que el Congreso aborde el tema de la reforma migratoria durante un año electoral como el 2012 lucen remotas, especialmente porque los republicanos controlan ahora la cámara baja y han puesto énfasis en proyectos de ley restrictivos para los inmigrantes sin documentos.

Durante el más reciente debate de los precandidatos presidenciales republicanos, el ex líder de la cámara de representantes Newt Gingrich mencionó la necesidad de permitir la legalización de inmigrantes sin documentación que hayan residido mucho tiempo en Estados Unidos.

Varios de sus adversarios criticaron la propuesta al considerarla una amnistía que termina premiando a personas que violaron las leyes migratorias estadounidenses.