Quantcast
  • 3:07 p.m., 29/8/2014

Censo revela diversidad texana


DMN | 5/24/2011, 11:15 a.m.

Las estadísticas del censo 2010 correspondientes a Texas revelarán un estado más diverso y dividido que nunca, vaticina un reconocido demógrafo.

"Es un estado enorme y no está demás decir que las diferencias entre regiones de Texas son enormes" dijo Steve H. Murdock, ex titular del Buró del Censo y actual presidente del Centro Hobby de Investigaciones de la Universidad Rice en Houston.

El censo 2010 mostrará un marcado crecimiento demográfico (hasta 4.5 millones de personas más) en Texas a comparación del 2000, lo que representa el mayor crecimiento en el país.

Pero según Murdock, el 90% de ese crecimiento ocurrió en sólo cinco áreas: Dallas-Fort Worth, Houston-Galveston, San Antonio, Austin y el Valle del Río Grande.

En el mismo periodo, de 2000 a 2010, 119 condados texanos perdieron población, la mayoría en la zona rural del occidente de Texas y en la región noroeste del Panhandle.

La primera serie de estadísticas del censo para Texas afectará la redistribución representativa, donde la principal tarea es asignar los cuatro escaños adicionales del estado en la Cámara de Representantes federal.

La transformación demográfica dentro de Texas también implica cambios significativos para los distritos existentes del Congreso y la Legislatura estatal.

"La redistritación no significa automáticamente que las áreas que tuvieron más crecimiento son las que tendrán los nuevos escaños", dijo Murdock.

El informe del Censo también incluirá desgloses de población por raza y etnia correspondientes a condados, ciudades y hasta por cuadra.

Y aunque el resultado no será una sorpresa, el impacto en el proceso de repartición y en el futuro político del estado podría ser transformador.

"En el 2000, el condado de Dallas era anglo en un 45%; pero en el 2009, la población anglo era el 34%", dijo Murdock.

La población afroamericana permanecerá en 20% y los asiáticos conformarán el 6% en el nuevo conteo. La población hispana aumentó del 30% al 40%, afirmó Murdock

Mayoría relativa hispana

El cambio fue un poco menos drástico en Houston y el condado de Harris: 43% blanco en 2000 a 35% en 2009; los hispanos crecieron de cerca del 33% a 40%.

"En los condados de Dallas y Harris, vemos que pasaron de tener una mayoría relativa blanca en el 2000 a una mayoría relativa hispana ahora", observó Murdock.

De esos 4.5 millones de nuevos texanos en los últimos 10 años -cerca del 54% nacidos en el estado, 22% provenientes de otros estados y 24% producto de la inmigración extranjera-, aproximadamente 85% son hispanos.

Pocos prospectos para demócratas

El hecho no ha pasado desparecibido para los líderes hispanos, que ven que Texas ha ganado cuatro escaños en el Congreso y quieren su parte, dijo Michael K. Moore, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad de Texas en Arlington.

Esto implica un desafío especialmente para el Partido Republicano, que domina la Legislatura y controla el proceso de redistritación.

"Los electores hispanos en general votan demócrata, pero no con la misma solidez que los afroamericanos, y ese es un punto importante", afirmó.

"Si los dirigentes de los partidos políticos más importantes están trabajando en un plan de 10, 15 ó 20 años a futuro, una pregunta fundamental es, '¿qué hacer con los votantes hispanos?' porque están divididos según el tema".

En los asuntos económicos y de inmigración, por ejemplo, los hispanos tienden a apoyar a los demócratas; pero en asuntos sociales como el aborto, el matrimonio y la religión, la población hispana y mayormente católica se hace del lado de los republicanos, apuntó Moore.

"Por eso son decisiones importantes, y los republicanos tienen que encontrar la forma de atraer cuatro distritos más que piensen que van a ganar", dijo Moore.