Quantcast
  • 4:44 a.m., 20/10/2014

La moda picuda de las botas puntiagudas en Dallas


ESPECIAL PARA AL DÍA | 5/24/2011, 11:16 a.m.
La moda picuda de las botas puntiagudas en Dallas

Portar botas picudas no es por gusto ni mucho menos por comodidad. Es una cuestión de conquista, aseguran los chavos que las usan.

"Si traes botas, las chicas te miran más, tienes más pegue", dijo Ramiro Hernández, oriundo de San Luis Potosí.

Hernández decidió ponerse unas botas con punta de "25 dedos" de largo con un diseño de papel periódico para ir a bailar a la discoteca La Iguana, en Pleasant Grove, en un reciente sábado por la noche.

Para ellas, quienes usan botas con extensión se ven más atractivos.

"Me gusta que los hombres usen las botas picudas, se miran más sexys", manifestó María Cen, de 20 años.

Las populares botas "sacajícamas" son hechas con 100% cuero vaqueta cocido, laqueado con acrílico y pintura. Sus puntas pueden medir desde 8 dedos hasta varios pies de largo. La más popular es la de 25 dedos.

Los precios varían desde $150 hasta $600 por un par de botas de cuero adiamantado con pedrería de fantasía en la suela, con lentejuelas y diseño multicolor.

"Se compran bastante con lentejuelas, siempre lo más extravagante", dijo Ángel Zenteno, empleado de Gómez Western Wear, el primer local en vender botas picudas en Estados Unidos.

Aunque se fabrican diseños para hombres, mujeres y niños, esta moda no es para todos.

"Son unos ridículos que quieren llamar la atención", exclamó Carla Guzmán, de Michoacán, a la salida de la discoteca La Iguana. "¿Cómo vamos a bailar con ellos con esas botas? Me van a romper mi vestido".

"La persona que se pone esa bota es la que no quiere pasar desapercibida," señaló Vladimir García, dueño de la franquicia de Gomez Western Wear sobre el Harry Hines Boulevard de Dallas.

García explicó que para la fabricación del calzado (importado desde León, Guanajuato) se utilizan pieles de animales como cocodrilos, avestruces, mantarrayas, elefantes, tiburones, venados, pitones, anguilas, vacas o armadillos.

El movimiento de las botas picudas surgió hace casi dos años por la rivalidad entre jóvenes de diferentes ranchos en las afueras de Matehuala, un poblado de San Luis Potosí, México.

"Siempre hay la tendencia a competir entre una población y otra a ver quién trae mejores camionetas, sombreros y en este caso pasó lo mismo con la cuestión de las botas", explicó Ulises Martínez, vicepresidente de Tu Casa San Luis en Texas.

Para Martínez, no es más que una forma de expresión de los jóvenes marginados de entre 16 y 24 años de rancherías de San Luis Potosí.

La moda llegó a Dallas antes que a cualquier otra ciudad de Estados unidos por la gran cantidad de inmigrantes procedentes de Matehuala, según Martínez.

Pero las botas picudas son más que una moda. Es un comportamiento social.

La necesidad de formar parte de un grupo que les genere identidad cultural, los lleva a seguir modas, expuso la psicóloga Ana Rosa Morales.

"La motivación emocional los hace sentirse bienvenidos e importantes al participar de ese grupo o moda específica, sin importar el costo, lo extravagante o lo incómodo que sea", sostuvo Morales. "Nuestra juventud está enmascarando o cubriendo los vacíos sentimentales y la falta de atención con que se criaron, olvidando los verdaderos valores y prioridades", agregó.

Para los jóvenes, lo importante es estar a la moda más allá del estilo de la bota.

"Como sean, pero hay que estar a la moda", dijo William Rodas de 22 años, de Guatemala.

Pero los gustos cambiaron y desde este mes ha comenzado a verse un nuevo estilo.

"Lo picudo ya se calmó, hasta que se vuelva a poner de moda. Ahora es lo chato, la horma tejana", adelantó Vladimir García, quien se dedica a la venta de calzado desde hace más de 15 años. "Se pasó de la superpunta a lo cuadrado."

Por ahora esa es la nueva moda... hasta que otra corriente las reemplace.

BEN TORRES/ESPECIAL PARA AL DÍA

Estas botas puntiagudas y con diseño estilizado fueron portadas por Leonardo Méndez, un guanajuatense de 23 años, durante un baile en el club La Iguana.