Al Dia TX
12:49 a.m., 4/24/2014 | 70°

Sin pena ni gloria

AL DÍA | 5/24/2011, 11:16 a.m.

No hubo necesidad de marca personal: lo único que España tenía que hacer era dejar correr a Cristiano Ronaldo, pero limitarlo a una zona donde no hiciera daño.

El astro del futbol nunca apareció en los octavos de final contra España y su país, a pesar de que siempre negó la "Ronaldodependencia", se fue a casa.

Contra España, jamás estuvo cómodo en la cancha; se ubicó pegado a la izquierda y no fue capaz siquiera de contener las constantes subidas de Sergio Ramos.

Al contrario, debía ayudar a parar a su compañero en el Real Madrid, cuando Andrés Iniesta o Fernando Torres se paraban por ese lado.

La otra arma de Ronaldo, el disparo de media distancia, tampoco fue efectivo en Sudáfrica.

Portugal perdió contra España un invicto de 18 partidos, que incluyó la primera ronda, en la que empató dos veces, contra Costa de Marfil y Brasil, y una histórica goleada de 7-0 sobre Corea del Norte.

El único gol de Ronaldo fue contra los coreanos cuando el partido ya era una goleada.

Fue un retroceso para Portugal después de que en Alemania 2006 habían llegado a las semifinales, de donde fueron eliminados por Francia.

Y mucho tuvo que ver el poco lucimiento de su capitán, uno de los mejores jugadores del planeta, Cristiano Ronaldo.

Con información

de agencias