Quantcast
  • 11:29 p.m., 1/8/2014

Sequía en Texas afecta migración de monarcas


11/8/2011, 7:32 a.m.
Sequía en Texas afecta migración de monarcas
Las mariposas monarca se alimentan a lo largo de su camino a través del corazón de Estados Unidos, sin causar daños, simplemente lamiendo el néctar. | ASSOCIATED PRESS

Fort Worth — La prolongada sequía en Texas podría estar afectando la migración de las mariposas monarca que se dirigen a México durante el invierno del hemisferio norte, dijeron expertos.

El biólogo Michael Warriner, del departamento texano de Parques y Vida Silvestre, dijo que vio apenas cuatro de las grandes mariposas en las últimas tres semanas.

Los investigadores esperan precisar el recuento de las monarca cuando lleguen en las próximas semanas a Michoacán, México.

El diario Fort Worth Star-Telegram informó el miércoles que la sequía redujo drásticamente la principal fuente de alimento de la mariposa: el néctar de las flores.

Los insectos necesitan el néctar, y la escasez de este, combinada con los miles de acres (hectáreas) quemados por incendios forestales, probablemente significa que el corredor migratorio de las mariposas se dispersó sobre un área mucho más amplia de lo normal, dijo el entomólogo Mike Quinn, del grupo Texas Monarch Watch.

Quinn dijo que sintió consternación el mes pasado al ver la cantidad de flores muertas y la escasez de mariposas.

“El patrón estaba disperso, desde el corredor I-35 a las Montañas Davis”, en el oeste de Texas, dijo Quinn. “Por lo general, no están tan ampliamente distribuidas”.

La mariposa monarca es apreciada por los amantes de la fauna debido a sus colores vivos, los modelos de sus alas y el viaje de ida y vuelta de más de 5.600 kilómetros (3.500 millas) que hace cada primavera y otoño entre noroccidente de Estados Unidos y las montañas de Michoacán.

Ningún insecto logra hacer los dos trayectos del viaje, por lo que es un misterio cómo sus crías, y las crías de sus crías, saben cómo completar el trayecto.

“Ellas tienen esta mística”, dijo Warriner. “Son fácilmente identificables, son bonitas, no cantan, son interesantes, y está la migración. El interés popular simplemente ha ido en aumento”.

Los insectos se alimentan a lo largo de su camino a través del corazón de Estados Unidos, sin causar daños, simplemente lamiendo el néctar.

“Al hacer un maratón a través del continente, ellas en realidad están aumentando de peso, lo cual es contrario a lo que uno esperaría”, dijo Quinn. “Para el momento en que llegan a sus cuarteles de invierno en México, se supone que tienen su contenido de grasa más alto, del que esencialmente viven durante el invierno”.

La sequía, sin embargo, dejó a las viajeras escasa vegetación de la cual alimentarse en Texas, dijo.

Warriner y Quinn están esperando un invierno templado en las montañas del centro de México que permita a las monarcas reconstruir su población.

“La tendencia a largo plazo durante los últimos 15 años es a la baja”, dijo Quinn. “Cada año, hay en promedio menos en México. Nos estamos acercando a ese punto en el que vamos a tener una extinción en un año de números bajos, lo que sería realmente una situación desafortunada”.

“Sabremos más en primavera, cuando las veamos regresar” de México, dijo.

Also of interest