Quantcast
  • 7:55 p.m., 22/11/2014

Tras el tornado viene el seguro


JAMES RAGLAND/DMN | 4/6/2012, 6:38 p.m.
Tras el tornado viene el seguro
Richard Carlson inspecciona los destrozos que provocó uno de los tornados del martes en un hogar de Arlington. | DAVID WOO/DMN

QUÉ HACER TRAS LA TORMENTA

Póngase a salvo: Si sospecha que su casa está infirme y sus espacios habitables están expuestos a los elementos, busque refugio.

Dé aviso: Contacte a su compañía de seguros; infórmeles que ha habido daños y por qué.

Documente: Regrese e inspeccione los daños; tome notas y fotos.

Repare: Haga reparaciones temporales para impedir más daños. Por ejemplo, una tubería de agua reventada.

Papeles: Guarde los recibos de las reparaciones temporales; busque sus papeles del seguro y las facturas de sus aparatos domésticos arruinados.

Fuente: USAA, State Farm

Hasta el jueves, más de 3,400 personas presentaron reclamos

Arlington — Richard Carlson siempre está en primera línea cuando ocurre un desastre…. no para sofocar incendios o para proteger al público de los saqueadores.

Usualmente va armado de una laptop, una libreta y una cámara digital.

Tan pronto como el veterano ajustador de seguros empezó a escuchar las noticias de que había varios tornados cerniéndose sobre el Norte de Texas el martes, supo que su carga de trabajo iba a ser pesada.

“Mucho más pesada”, dijo Carlson, de 59 años, el jueves, momentos antes de atravesar en su vehículo un sector azotado por un tornado en el suroeste de Arlington, una de las áreas más golpeadas de la región.

Carlson trabaja para USAA, una aseguradora de San Antonio.

Bradley Smith era uno de más de 3,400 clientes de USAA que hasta la mañana del jueves habían presentado reclamos por daños a sus casas o vehículos a causa de la tormenta.

Dijo esperar que verse con un ajustador pronto sea el primer paso para volver a encarrilar a su familia.

“Hay una razón para todo”, dijo Smith, de pie junto a un montón de escombros donde solía estar su garage.

“No es cuestión de por qué. Es cuestión de ponerse a arreglar las cosas. Uno tiene que hacerle frente a la adversidad”.

“Hemos podido rescatar muchas cosas, pero en tanto mi familia esté sana y salva, todo lo demás es material”, dijo el residente de Arlington.

Smith no tuvo que buscar lejos una perspectiva.

Si el techo arrancado de su casa no fuera suficiente, justo detrás de él, en el montón de escombros, estaba el columpio de bebé de su hija de 9 meses, Riley, cubierto de polvo.

Por suerte, dice Smith, nadie de la familia, ni su esposa, Veronica, estaba en la casa cuando la tormenta cayó.

No hay duda de lo que él y su familia planean hacer ahora: reconstruir o remodelar la casa en la que han vivido desde hace cuatro años.

Después de recorrer la vivienda una segunda vez el jueves, Carlson dijo que tenía confianza en que la casa de Smith pudiera ser “restaurada”.

Es un proceso, no un evento.

Los problemas más extensos generalmente no se pueden resolver en un solo día, dijo Carlson, y los ajustadores a veces tienen que volver a la propiedad siniestrada para darle seguimiento al caso.

“En ocasiones uno no ve todo en la primera visita”, dijo.

En su mayor parte, dijo Carlson, los asegurados comprenden que tramitar su reclamo es un proceso, no un evento.

La respuesta de los damnificados depende de varios factores, como la magnitud y alcance de sus pérdidas, dijo.

“Es cuestión de ponerse a arreglar las cosas. Uno tiene que hacerle frente a la adversidad”.

Bradley Smith, uno de los damnificados por los tornados