Al Dia TX
10:11 p.m., 4/19/2014 | 70°

TU SABOR: Ensalada tan sana como una nuez

| 4/10/2012, 12:09 p.m.
TU SABOR: Ensalada tan sana como una nuez
Esta ensalada de tomates asados, nueces y queso ricotta es una saludable alternativa. | MATTHEW MEAD/AP

Las nueces a veces reciben mala reputación por su elevado contenido de grasas, pero la grasa de la mayoría de las nueces es de la variedad saludable, no saturada.

Esto no significa que deba comer nueces sin miramientos, pero sí que no debe sentirse culpable de integrarlas a una dieta sana.

El secreto es la moderación, y ya que las nueces son tan sustanciosas, moderarse es fácil. Todo su rico sabor implica que no se necesita mucho para quedar safisfecho.

Ya sea que prefiera incorporarlas a un platillo, esparcirlas sobre una ensalada o saborearlas por puñados, las nueces son una buena opción para comer sano.

Las nueces generalmente adquieren un sabor más profundo tostadas. Para tostar nueces crudas, colocarlas sobre una hoja para hornear seca y asarlas de 10 a 12 minutos a 350 F.

Hay que estar muy al pendiente de ellas porque pasan muy rápido de tostaditas a quemadas.

El congelador es el mejor lugar para guardar las nueces (y las semillas), porque el aceite que contienen puede causar que se hagan rancias.

Hay que ponerlas en una bolsa de plástico sellable y sacarle todo el aire antes de meterla al congelador.

Siempre es recomendable olerlas y probarlas antes de integrarlas a algún platillo. Si saben agrias o amargas, mejor no las coma.

En esta receta nos decidimos por la nuez de castilla (walnut) para hacer una ensalada compuesta de tomates asados (el asado los vuelve dulces) y un cremoso queso ricotta con hierbas.

Para hacer una gran cena, sírvalos junto a una hogaza de pan multigrano crujiente con algunas verduras y pechuga de pollo emparrillada.

Tomates asados con nuez y ricotta

Tiempo de preparación: 2 1/2 horas (30 minutos de actividad)

Raciones: 4

4 tomates grandes, partidos a la mitad y descorazonados

1/4 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de azúcar

1/4 cucharadita de pimienta blanca molida

1 taza de queso ricotta bajo en grasas

1 cucharada de albahaca fresca picada

2 cucharaditas de tomillo fresco picado

2 cucharaditas de orégano fresco picado

1/4 taza de nueces tostadas

Vinagre balsámico (opcional)

Calentar el horno a 325 F. Colocar una parrilla de alambre sobre una charola para hornear. Aplicar atomizador de cocina a la parrilla.

Acomodar los tomates sobre la parrilla, con los lados cortados hacia arriba. Espolvorear la sal, el azúcar y la pimienta blanca sobre los tomates. Asarlos durante 1 hora.

Darle vuelta a los tomates y asarlos otra hora, o hasta que los tomates queden suaves, arrugados y hayan encogido bastante de tamaño.

Mientras los tomates se asan, en un tazón mediano revolver el ricotta, la albahaca, el tomillo y el orégano. Dejarlo reposar para que los sabores se fundan.

Servir el ricotta con hierbas junto a las mitades de tomate asadas.

Esparcirle las nueces tostadas y rociarle un poco de vinagre balsámico, si le va a poner.