Quantcast
  • 9:17 p.m., 22/9/2014

Se despide Kay Bailey Hutchison del Senado


TODD J. GILLMAN/DMN | 12/21/2012, 2:52 p.m.
Se despide Kay Bailey Hutchison del Senado
Kay Bailey Hutchison se dijo orgullosa de que en el nuevo Congreso un récord de 20 mujeres ocuparán un escaño en el Senado, muchas más que cuando ella llegó en 1993. | J. SCOTT APPLEWHITE/AP

photo

Kay Bailey Hutchison se dijo orgullosa de que en el nuevo Congreso un récord de 20 mujeres ocuparán un escaño en el Senado, muchas más que cuando ella llegó en 1993.

En una emotiva despedida del Senado, Kay Bailey Hutchison exhortó a sus colegas esta semana a encontrar más terreno en común y evitar las peleas.

"Estamos divididos como cuerpo legislativo y como país. El Congreso es muy criticado por su acrimonia partidista", dijo. "Me voy del Senado sabiendo que he trabajado con hombres y mujeres de gran patriotismo, intelecto y corazón por ambos lados del pasillo.... En mi partida, espero no se pierda este espíritu".

Su discurso se extendió casi media hora, y más tarde varios colegas le ofrecieron un breve homenaje en el Senado.

El sucesor de Hutchison, Ted Cruz, republicano del ultraconservador Tea Party, asume el cargo en tres semanas.

Hutchison, que llegó al Senado tras una elección especial en 1993, agradeció a sus asistentes, incluyendo a su esposo, Ray, y sus hijos, Bailey y Houston, ambos de 11 años.

"El Senado no es fácil para la familia. Ellos se sacrificaron para que yo pudiera servir al pueblo de Texas", declaró. "Pero también tuvo sus momentos bonitos. Los niños, recordó, a veces jugaban soccer en las salas afuera de su oficina, en la noche, "cuando no había nadie en la costa".

En sus anécdotas laborales, mencionó muchos casos de bipartidismo, iniciativas que ella emprendió junto con la senadora Dianne Feinstein, demócrata por California, para crear una comisión que hizo posible el regreso de miles de soldados que se encontraban en el exterior a sus bases en Estados Unidos, y para crear un sello postal contra el cáncer de seno que ha recaudado $72 millones para investigación hasta la fecha.

También recordó haber trabajado con la entonces senadora neoyorkina Hillary Rodham Clinton para apoyar a las mujeres en las democracias emergentes.

Hutchison, de 69 años, que abrió camino a las mujeres republicanas en la política texana, se dijo orgullosa de que en el nuevo Congreso un récord de 20 mujeres ocuparán un escaño en el Senado, muchas más que cuando ella llegó en 1993.

Recordó al senador Phil Gramm, su paisano texano con el que trabajó, como un "maravilloso mentor y colega. Se rompió el molde después del senador Gramm".

Con la partida de Hutchison, el senador John Cornyn pasará a ser el senador texano de más alto rango, y como líder republicano adjunto en la cámara, dijo Hutchison, "va a ser una mano firme al timón en nuestro intento de darle el derrotero adecuado al barco del estado".

Cornyn, quien habló después de ella, la llamó "una mujer extraordinaria" y "modelo a seguir para muchas mujeres jóvenes".

Elogió el trabajo de la senadora a favor de las familias de los soldados, la investigación científica, la NASA y las bases militares en Texas.

Además encomió su esfuerzo por reducir la carga impositiva relajando la llamada sanción matrimonial y por garantizar que los texanos, que no pagan impuesto sobre la renta estatal, pudieran deducir el impuesto sobre la venta.

Cornyn y la senadora Barbara Mikulski trabajan para darle el nombre de Hutchison al "IRA del ama de casa" en reconocimiento a sus esfuerzos para ayudar a las esposas que no trabajan fuera de casa a ahorrar para su jubilación.

"Su labor ha logrado que el código fiscal sea menos hostil", dijo Cornyn.

Como dijo Hutchison: "Han sido largos y maravillosos 19 años. Llegamos corriendo y nunca nos hemos detenido".

Also of interest