Al Dia TX
12:48 a.m., 4/24/2014 | 70°

Investigan escuela charter Winfree en Irving

HOLLY K. HACKER/DMN | 12/24/2012, 6:29 p.m.
Investigan escuela charter Winfree en Irving
La Academia Winfree, en Richardson. | DAVID WOO/DMN

photo

La Academia Winfree, en Richardson.

En una escuela charter de Irving el dinero de los contribuyentes fluyó libremente a beneficio de la superintendente y su familia mientras que estudiantes necesitados recibieron una educación deficiente, revela una investigación del estado.

La Agencia de Educación de Texas encontró una serie de problemas en la Escuela Charter Academia Winfree, cuyos seis planteles atienden a estudiantes de preparatoria en dificultad.

Entre los problemas se detectó un mal manejo financiero, contratos preferenciales adjudicados a familiares y que algunos estudiantes recibieran muy poca ayuda de sus maestros.

Los directivos de la institución en su mayor parte discrepan o niegan los hallazgos de la agencia de educación, detallados en un informe fechado el 4 de diciembre al que tuvo acceso The Dallas Morning News bajo la Ley de Información Pública de Texas.

La dependencia comunicó sus descubrimientos a la fiscalía de distrito del condado de Dallas, la Auditoría del Estado y el Departamento de Educación federal, según la vocera Debbie Ratcliffe.

El comisionado de Educación de Texas Michael Williams podría recomendar sanciones.

Los administradores de Winfree refirieron toda pregunta sobre el informe a Allyn Media, una compañía de relaciones públicas de Dallas.

A través de un representante de Allyn, la superintendente interina Brandy Schott dijo que después de que la agencia estatal dio a conocer sus conclusiones preliminares, la escuela presentó una larga respuesta y miles de documentos en respaldo de su postura.

"La Academia Winfree está consternada de ver que el reporte final de la TEA no reconoce muchos hechos y documentación probatoria presentados en nuestra respuesta", dijo Schott.

"Por lo tanto, gran parte de la información imprecisa y sin sustento contenida en el reporte preliminar de la TEA reaparece en el informe final".

En su informe final, la TEA rechazó la mayor parte de las explicaciones de la escuela y reafirmó sus conclusiones.

Las escuelas charter reciben dinero del erario público, pero a diferencia de las escuelas públicas tradicionales, son administradas por entidades no lucrativas y gobernadas por mesas directivas no electas.

Están exentas de algunas reglas que deben acatar las escuelas tradicionales -- como contratar solamente profesores certificados y no contratar a familiares -- con la idea de que pueden probar nuevas ideas y ser más innovadoras.

Diez parientes en la nómina

El informe de la agencia de educación determinó que algunas libertades de las que gozó la escuela Winfree llevaron a abusos.

Por ejemplo, se dio empleo a 10 familiares de Melody Chalkley, la fundadora de la escuela, superintendente y presidenta de la mesa.

La ley estatal permite a las escuelas charter contratar familiares, pero bajo procedimientos apropiados.

Los investigadores del estado no encontraron indicios de que en Winfree se hayan seguido tales directivas.

Una de las hijas de Chalkley, Jamie Deen, ganaba más de $100,000 como directora financiera, pero sólo tenía diploma de preparatoria, según el informe de la TEA.

La cuñada de Chalkley ganaba $78,000 como directora de plantel y posteriormente como consultora.

Schott afirmó que todos los parientes de Chalkley fueron contratados de acuerdo a la ley.

El reporte del estado también menciona conductas "que pueden haber violado" el código penal de Texas, como el que Chalkley haya gastado $617 de fondos de la escuela en la compra de un refrigerador para su condominio, y hacer que empleados de la escuela trabajaran en su casa para mover muebles y alfombras en una inundación.

Administradores de Winfree dijeron que Chalkley compró por error el refrigerador con la tarjeta bancaria de la escuela en vez de la suya y que le dijo a un empleado que revirtiera el cobro.

En cuanto a hacer que empleados de la escuela hicieran un trabajo personal para su jefa, administradores de Winfree dijeron que ellos se ofrecieron a hacerlo y en su tiempo libre.

Investigadores estatales también encontraron que la escuela tenía una forma tan inusual de clasificar a los estudiantes que un año no tuvo alumnos de 10mo grado, sólo de 9no, 11vo y 12vo.

El estado no encontró ningún problema legal en eso, pero el informe cuestionó si Winfree intentaba evitar sanciones bajo la ley federal No Child Left Behind.