Quantcast
  • 8:34 p.m., 21/10/2014

Adultos, los nuevos adictos al 'cheese'


ANDREW PANTAZI/DMN | 12/28/2012, 5:01 p.m.
Adultos, los nuevos adictos al 'cheese'
Mariela Torres, una ex adicta a la heroína 'cheese', ahora trabaja en un centro de rehabilitación, aconsejando a jóvenes que quieren dejar la droga. | JEFF LAUTENBERGER/DMN

photo

Mariela Torres, una ex adicta a la heroína 'cheese', ahora trabaja en un centro de rehabilitación, aconsejando a jóvenes que quieren dejar la droga.

La heroína "cheese" continúa cobrando víctimas en el Norte de Texas, a ocho años de ser detectada.

Sin embargo, hoy en día las víctimas ya no son los alumnos de las escuelas públicas. Ahora son usuarios de más edad y el narcótico es más fuerte.

La Oficina del Forense del condado de Dallas reporta que de enero a octubre del 2012 murieron 45 personas por sobredosis de heroína y Xanax, o de heroína y difenhidramina.

Veintisiete de los reportes toxicológicos no mencionan marcas de inyección, lo que indicaría que las muertes fueron causadas por la aspiración de heroína "cheese", que es un polvo producto de la combinación de heroína negra con medicamentos.

Solamente 18 de las 45 víctimas tenían menos de 27 años, y la policía del DISD afirma que en todo el año arrestó solo a seis estudiantes.por sospecha de posesión de heroína.

"No hemos detectado nada que nos haga pensar que nuevamente tenemos un problema", dijo el jefe de policía del DISD Craig Miller. "Tampoco me sorprenden los casos aislados".

Solo dos víctimas son menores de edad: un niño de 14 años y otro de 17.

El cheese incialmente fue asociado con los adolescentes.

De enero del 2005 hasta mediados del 2007, 24 jóvenes de 18 años o menos murieron a causa de sobredosis de heroína cheese.

Después de que The Dallas Morning News informó sobre el problema, activistas comunitarios y líderes escolares se movilizaron contra la epidemia.

Los esfuerzos fueron exitosos, y ya para el 2009 las muertes aisladas causadas por el cheese rara vez eran noticia.

Que los usuarios sean de mayor edad y que la droga sea más potente (ahora con el narcótico Xanax, antes con el medicamento contra el dolor Tylenol) podría indicar que éstos han crecido con la adicción. Su nueva potencia podría resultar atractiva para otros adictos.

"A medida que crece su dependencia, no se dan abasto con la droga que aspiran", dijo Jane Maxwell, investigadora de la Universidad de Texas en Austin. Ella y otros expertos en adicciones caracterizan esto como una "evolución" de la heroína cheese.

El jefe adjunto de la policía de Dallas para narcóticos Andy Acord dijo que no ha visto un aumento en el consumo de heroína cheese, pero que el departamento está "en guardia".

"Lo último que yo quisiera es que esa droga volviera a resurgir, pero estamos preparados para atacar el problema si se llega a presentar", dijo Acord.

Miller concuerda.

"En el 2004 nadie estaba preparado, pero ahora todos estamos atentos a la posibilidad de que se vuelva a presentar".

Howard Lindsay, ex director del centro Phoenix House en Dallas, dijo este verano que había visto aumentar el número de pacientes en recuperación de la adicción a la heroína cheese.

"Muchas veces las familias quieren minimizar lo que está pasando con sus hijos porque nadie quiere admitir la seriedad del problema. Entre más se les oriente, más podemos hacer para manejar el problema", dijo.

Lucha permanente

Craig Nuckles, director ejecutivo de Timberlawn, otro centro de recuperación y salud mental, dijo que la lucha contra las adicciones debe ser permanente, o el problema crecerá.

"Las drogas empezaron como una forma de sentirse bien cuando se siente uno mal; pero eventualmente las drogas toman el control", dijo. "Los jóvenes tienen que hallar la forma de lidiar con sus emociones sin recurrir a las drogas".

Nuckles dijo que muchos consumidores del cheese dejan de aspirar la heroína en polvo para inyectarse heroína negra, o bien sustituyen medicamentos contra el resfriado por Xanax porque su adicción creció.

Mariela Torres descubrió la heroína cheese en el 2005, se rehabilitó en el 2007 y comenzó una nueva vida.

Toma clases en el Eastfield College para ser consejera anti-drogas, y espera graduarse en mayo. Tiene 21 años y casi seis destar libre de las drogas.

La mujer ha reemplazado la tentación de las drogas con la escuela y el trabajo. Hoy es voluntaria del Phoenix House, ayudando a otros a vencer la adicción y hablando sobre los peligros de la droga.

Also of interest