Al Dia TX
7:31 p.m., 4/24/2014 | 84°

Promueven tolerancia y respeto a estudiantes gay

ANNA MACÍAS/AL DÍA | 6/2/2012, 8:15 a.m.
Promueven tolerancia y respeto a estudiantes gay
Marisol Barajas (izq.), Ximena García y Luis Veloz encabezan clubes de apoyo para estudiantes gay en preparatorias de Dallas. | MARÍA OLIVAS/ESPECIAL PARA AL DÍA

Al empezar la preparatoria hace cuatro años, Luis Ramírez tomó una decisión que impactó a toda su familia: les informó que es gay.

Desde entonces, el alumno de la Woodrow Wilson en East Dallas se sintió con confianza de ser quien realmente es. Entró al equipo de danza de la escuela, se empezó a maquillar y a pintar las uñas.

Un día unos muchachos lo siguieron al baño y le lanzaron un bote de basura mientras él estaba en el sanitario. Eso lo orilló a dejar de ir al baño para hombres y entrar al de las mujeres con sus compañeras de danza.

El acoso continuó en los pasillos, con adolescentes que susurraban detrás de él insultos homofóbicos. Las cosas comenzaron a cambiar el año pasado con la creación de la Alianza de Estudiantes Gay-Heterosexual (GSA), que lucha por eliminar la homofobia y crear un ambiente libre de discriminación en la escuela.

El grupo provee un espacio seguro para que los jóvenes discutan su identidad sexual.

También trata de concienciar al resto de los alumnos y a la comunidad sobre temas de orientación de género. Organizan eventos como la “Semana de Orgullo” y defienden a jóvenes, que como Ramírez, aguantan burlas y maltratos por ser diferentes.

“Somos más de 100, nos conocemos y nos apoyamos”, dijo Ramírez, agregando que el acoso mermó desde la creación del GSA.

El grupo de la Woodrow Wilson no es el único en Dallas. Los GSAs existen desde hace 10 años por todo el país, dijo Raúl Hinojosa, presidente del Concilio Rainbow de Lulac.

“Los grupos GSA tienen un papel importante en sensibilizar a los jóvenes y los maestros y educarlos”, dijo. “Explican a los estudiantes sus derechos y a veces cuentan que se siente ser gay, lesbiana, bisexual o transgénero”.

Agregó que los grupos de apoyo para gays inicialmente fueron recibidos con escepticismo por parte de maestros y directivos escolares.

“Algunos equivocadamente pensaban que el GSA deseaba reclutar a estudiantes a la homosexualidad”, dijo Hinojosa. “El propósito es apoyar al joven que está batallando para encontrar la aceptación de su familia o de sí mismo. Con ese apoyo los estudiantes pueden prosperar mas en sus estudios”.

Luis Veloz, el fundador del GSA en la Woodrow Wilson, dijo que empezó el grupo cuando se cansó de fingir, de sucumbir a la presión de actuar con machismo.

“Trataba de hacer mi voz más profunda, me cortaba el pelo para no sobresalir… entré al equipo de beisbol pensando que me ayudaría a disimular mi homosexualidad… Lo más terrible es que detesto el beisbol”, dijo.

Inspirado por un programa de liderazgo de Lulac, Veloz decidió que el GSA sería su causa. Convenció a un maestro de asesorarlo y solicitó permiso de la escuela para sostener reuniones.

Los directivos demoraban en dar su aprobación, pero Veloz insistió.

Cuando la escuela anunció la primera reunión del grupo, Veloz dijo que escuchó comentarios de incredulidad en los pasillos. Aún así, 100 estudiantes acudieron a la cita y 18 se pararon a identificarse como gays.