Quantcast
  • 8:22 a.m., 23/8/2014

Benedicto XVI visitará tierra donde pelearon los cristeros


ALFREDO CORCHADO/DMN | 3/12/2012, 12:11 p.m.
Benedicto XVI visitará tierra donde pelearon los cristeros
El estado de Guanajuato fue uno de los estados donde se llevó a cabo la Cristiada. | AP

Silao, México — La región del Bajío en el centro de México, donde estará de visita el Papa Benedicto XVI este mes, es conocida por sus campos agrícolas y sus pueblos coloniales; pero hace unas décadas fue escenario también de algunas de las masacres más brutales de la historia de México, y hasta más sangrientas que las actuales.

El estado de Guanajuato será centro de atención Mundial con la visita del papa Benedicto del 23 al 26 de marzo, en medio de la violencia que asola a otras partes de México y sólo tres meses antes de que se lleve a cabo la elección presidencial.

En esta región se originó el partido político conservador del país, en el poder en los últimos 12 años, y la visita papal es vista como una respuesta para contrarrestar la narcoviolencia que sufre el país, que ha cobrado la vida de más de 50,000 personas desde diciembre de 2006.

Esta es la primera visita del papa a México, el segundo país con mayor población católica, sólo después de Brasil, pero ocurre en un momento crítico, dicen los expertos.

“El papa Benedicto llega en un momento urgente para elevar su voz y decir que el futuro no lo determinará la violencia, sino la esperanza de la gente y la creencia de que se impondrá al miedo; y desafortunadamente no hay nadie que tenga tono moral en México que lo esté diciendo ahora”, comentó el reverendo Arturo Bañuelas, cofundador de la Academia de Teólogos Católicos Hispanos en Estados Unidos.

“Alguien tiene que decir: “Esta no es su historia, este no es el carácter del mexicano…. Tal vez esta sea una lección del movimiento cristero, que nos enseñó la importancia de la fe para luchar por algo más grande. Ahora no se lucha por la fe y los valores, sino por la avaricia, las drogas, y en ese proceso están matando a muchos inocentes”.

El levantamiento cristero de 1926-1929, también conocido como Cristiada, es uno de los capítulos más oscuros de la historia de la nación, pero dejó a la región empapada en un catolicismo conservador que dio origen al Partido Acción Nacional, del presidente Felipe Calderón, dijo John Womack, connotado historiador de la Universidad de Harvard.

La revuelta religiosa, en que los rebeldes lucharon contra las políticas anticlericales de los generales en el poder, empezó en el vecino estado de Jalisco, pero pronto se propagó a otros estados, como Michoacán y Guanajuato

Más de 90,000 personas murieron, dijo.

“El levantamiento cristero dejó una amargura que todavía no desaparece del todo”, dijo Womack. “La influencia del conflicto sigue muy presente en el México de hoy”.

Entre los rebeldes estaba el padre de Calderón, Luis Calderón Vega, quien tomó las armas en defensa de la iglesia y después, en 1939, aún perseguido por el gobierno, se integró a otros católicos conservadores para fundar el PAN.

Éste se convirtió en el principal partido de oposición, hasta que Vicente Fox, de San Cristóbal, Guanajuato, ganó la presidencia en 2000 y expulsó del poder al Partido Revolucionario Institucional (PRI) después de 71 años de gobierno.

Also of interest