Quantcast
  • 5:19 a.m., 30/9/2014

‘The Hunger Games’ da en el blanco


MICHAEL PHILLIPS/CHICAGO TRIBUNE | 3/23/2012, 2:22 p.m.
‘The Hunger Games’ da en el blanco
Jennifer Lawrence protagoniza a Katniss Everdeen en la película "The Hunger Games". | CORTESÍA

THE HUNGER GAMES

★★★

Director: Gary Ross

Elenco: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Woody Harrelson, Elizabeth Banks, Stanley Tucci

Duración: 142 minutos.

La hipocresía al centro de The Hunger Games es irresistible.

La novelista Suzanne Collins, cuya trilogía ha sido declarada “asombrosa” por, entre otros, mi hijo que va al quinto grado, denuncia que la violencia y la brutalidad organizada son instrumentos para manipular al público.

Y sin embargo The Hunger Games no hubiera llegado muy lejos sin su sostenida dosis de amenaza o real derramamiento de sangre entre adolescentes: muerte por flecha, javalina, avispas genéticamente modificadas y cuchillos.

No obstante, la hipocresía puede ser entretenida.

The Hunger Games fue hecha para la pantalla y para ser una franquicia gloriosa.

Leí sólo el primero de los tres libros (que serán convertidos en cuatro películas), pero el primer libro de Collin, grita “Fílmame! fílmame!” en cada página llena de terror y crudeza.

El director y coadaptador del guión Gary Ross, cuyas dos anteriores películas comerciales fueron la fantasía cómica Pleasantville (1998) y la saga de la época de la Depresión Seabiscuit (2003), resultó ser ideal para este material.

Él no bombea la acción para provocar emociones baratas ni atizar la sed de sangre del público.

Las muertes en The Hunger Games significan algo en términos emocionales, y pretenden tener un efecto emocional acumulativo en la habilidosa y estoica heroina, Katniss Everdeen, interpretada por Jennifer Lawrence.

La joven actriz recibió una nominación al Oscar por su trabajo en Winter’s Bone, y su actuación aquí no es menos intensa y resuelta.

Yo diría que ella es la que mueve la película, sólo que no es lo único bueno de The Hunger Games.

Norteamérica ahora se llama Panem. Es un país gobernado por un elegante déspota interpretado por Donald Sutherland.

Como parte del régimen totalitario, división pan y circo, dos niños de cada distrito, de entre 12 y 18 años (rango de edad ideal de la literatura para adultos jóvenes), deben competir cada año, como “tributo” a la muerte, en los Juegos del Hambre anuales.

Los juegos son televisados.

Similar a The Truman Show, el diseñador del juego (Wes Bentley) maniobra para que las cosas no dejen de saltar dentro de los confines casi ilimitados de una arena inmensa y topográficamente diversa.

Ver los juegos es obligatorio en todo Panem.

The Hunger Games reune tantas fantasías y pesadillas adolescentes que es difícil seguirle el rastro a todas.

Ross hace demasiadas tomas de acercamiento con cámara portátil. (Esto funciona para las escenas de violencia, pero no para simples secuencias de diálogo).

El ritmo de la edición a veces hace que la película se pase de urgencia y hasta caiga en el caos; pero hay un pulso humano en este éxito de taquilla en proceso. Lawrence tiene una cara hecha para el cine.

Also of interest