Quantcast
  • 10:06 p.m., 27/8/2014

Ravens ganan un loco y vibrante Super Bowl


ASSOCIATED PRESS | 2/3/2013, 8:31 p.m.
Ravens ganan un loco y vibrante Super Bowl
Ed Reed, safety de los Ravens, celebra la victoria de su equipo sobre los 49ers al final del Súper Tazón XLVII el domingo en Nueva Orleáns. | ASSOCIATED PRESS

photo

Anquan Boldin (81) de los Ravens de Baltimore atrapa un pase de touchdown ante la marca de NaVorro Bowman (53) de los 49ers de San Francisco en el primer cuarto del Super Bowl el domingo 3 de febrero de 2013.

Nueva Orleáns — Un apagón en el Super Bowl provocó que el máximo acontecimiento deportivo de Estados Unidos se interrumpiera durante más de media hora al domingo, pero el partido ofreció un vibrante desenlace que culminó con Joe Flacco y los Ravens de Baltimore como los campeones de la NFL al vencer 34-31 a los 49ers de San Francisco.

Flacco lanzó tres pases de touchdown en la primera mitad para coronar una postemporada de 11 anotaciones sin ninguna intercepción. Además, Jacoby Jones fijó un récord al anotar con una carrera de 108 yardas al devolver la patada de arranque del segundo tiempo que puso a Baltimore al frente por 22 puntos.

Pero lo insólito se produjo instantes después. El Superdome, el estadio bajo techo de Nueva Orleáns, se quedó sin luz.

Cuando el duelo se puedo reanudar, tras una demorada de 34 minutos, los 49ers reaccionaron con 17 puntos consecutivos y se pusieron a tiro, 31-29.

Pero la defensa de Baltimore se plantó firme al frenar a San Francisco en una cuarta oportunidad y gol desde la yarda 5 y menos de dos minutos por jugar.

Antes que las luces en el Superdome se apagaron súbitamente, los tres pases de touchdown de Joe Flacco y una carrera de 108 yardas de Jacoby Jones tras una devolución tenían a los Ravens de Baltimore con una amplía ventaja, que los 49ers de San Francisco recortaron a 28-23 en el tercer cuarto del Super Bowl y luego a 31-29 en el último cuarto.

Con Baltimore al frente 21-6 en el descanso, Jones batió un récord al conseguir la devolución de una patada de inicio en un Super Bowl. La anotación abultó la diferencia a un 28-6, pero casi inmediatamente después la luz se fue en el estadio techado de Nueva Orleáns, haciéndose imposible la visibilidad.

Los árbitros no tuvieron otra remedio que interrumpir el duelo cuando apenas había transcurrido minuto y medio del tercer cuarto.

El insólito episodio provocó una demora de 34 minutos hasta que el trámite se pudo reanudar. Algunos jugadores prefirieron sentarse, otro estiraron las piernas. Los espectadores hicieron la ola en las tribunas.

Esta fue la décima ocasión que Nueva Orleáns es anfitriona del partido de campeonato de la NFL y la primera desde que el huracán Katrina devastó la ciudad en agosto del 2005.

Al reanudarse el partido, San Francisco se acercó peligrosamente en el marcador al anotar dos touchdowns en un lapso de dos minutos y medio.

Primero, Colin Kaepernick lanzó un pase de touchdown de 31 yardas a Michael Crabtree para achicar la diferencia a 15 puntos. Los defensive backs Cary Williams y Bernard Pollard, de los Ravens, no pudieron hacer tacleadas en la jugada. Luego, a falta de cinco minutos en el período, Frank Gore acarreó el balón por el costado derecho para un touchdown de seis yardas que puso el marcador 28-20.

Acto seguido, el running back de los Ravens Ray Rice perdió el balón y los 49ers aprovecharon para ponerse 28-23 gracias a un gol de campo de 34 yardas de David Akers, luego que éste había fallado desde más lejos. Akers obtuvo una segunda oportunidad, luego que los Ravens fueron penalizados por embestir el pateador. Fue el tercer gol de campo de Akers en el partido tras anotar con patadas de 36 y 27 yardas en el primer tiempo.

Also of interest