Quantcast
  • 8:11 p.m., 28/8/2014

Estallido en Pemex fue por fuga de gas


MICHAEL WEISSENSTEIN/AP | 2/5/2013, 7 a.m.
Estallido en Pemex fue por fuga de gas
Soldados retiran algunos de los escombros que causó una explosión en un edificio de la empresa Petróleos Mexicanos, el sábado 2 de febrero de 2013, en un cementerio de la Ciudad de México. | MARCO UGARTE/AP

photo

Soldados retiran algunos de los escombros que causó una explosión en un edificio de la empresa Petróleos Mexicanos, el sábado 2 de febrero de 2013, en un cementerio de la Ciudad de México.

Ciudad de México -- Una explosión que mató a 37 personas y dejó decenas de heridos la semana pasada en la sede de la petrolera estatal mexicana Pemex fue causada por una chispa eléctrica o alguna fuente de calor que hizo estallar una acumulación de gas, informó el procurador general de México.

"Hemos podido determinar que la explosión fue causada por una acumulación de gas en los sótanos del edificio", aseguró el lunes por la noche el procurador Jesús Murillo Karam, quien aclaró que todavía se desconoce el origen de la fuga del fluido.

Murillo Karam dijo que los investigadores revisan los registros de inspección del edificio para determinar por qué Petróleos Mexicanos no había descubierto la acumulación de gas. Como empresa estatal, Pemex es responsable de inspeccionar sus propios edificios.

El funcionario dijo que la investigación realizada por expertos de México, España, Estados Unidos y Gran Bretaña del estallido del jueves pasado, el peor desastre de la compañía en una década, no encontró evidencias de explosivos.

El estallido derrumbó los primeros pisos de un edificio administrativo de Pemex en la ciudad de México, colindante de la emblemática Torre Ejecutiva de Pemex, el segundo rascacielos más grande del país y que no sufrió daños graves.

El procurador explicó en rueda de prensa que los especialistas creen que una chispa o alguna fuente de calor detonó el gas acumulado.

Agregó que con la excepción de tres víctimas, ninguno de los fallecidos tenía marcas de quemaduras o tímpanos dañados, que son pruebas típicas de una bomba. Tampoco había indicios de un cráter o de una fractura de las vigas de acero del edificio, que también son comunes en la detonación de un artefacto explosivo.

Murillo Karam dijo que las autoridades aún no han hallado la fuente del gas, que según las primeras investigaciones fue metano que escapó de una tubería o túnel debajo del edificio o conectados con éste. También es posible, dijo, que la acumulación haya provenido del sistema de drenaje.

El procurador dijo que un contratista independiente informó a los investigadores que él estaba trabajando con tres hombres en trabajos de mantenimiento en el sótano del edificio B2, donde ocurrió la explosión. El contratista dijo que el sótano no tenía iluminación, por lo que su equipo improvisó una conexión uniendo un cable eléctrico a una fuente de electricidad en el techo.

El contratista dijo a los investigadores que segundos después se trasladó a un piso más alto, oyó un ruido y luego una explosión que sacudió el edificio. Los tres hombres que le ayudaban fueron hallados muertos en el sótano con marcas de quemaduras, uno con un trozo de cable pegado a su cuerpo. Los cadáveres no mostraban indicios de la desmembración típica en la detonación de explosivos, agregó.

Murillo Karam describió la explosión como "difusa", cuya fuerza se movió lenta y horizontalmente, típica del estallido de una nube de gas, en vez de una explosión que haya emanado de una fuente relativamente compacta, como una bomba.

El procurador aseguró que las pruebas de laboratorio hallaron "cero" evidencia de algún explosivo.

Also of interest