Al Dia TX
2:26 a.m., 4/23/2014 | 59°

No todas las cucarachas son iguales (¡algunas son mascotas!)

| 2/9/2013, 3:28 a.m.
No todas las cucarachas son iguales (¡algunas son mascotas!)
Gwynevere McMonigle Y "Dr. Phil", su cucaracha de Madagascar mascota. | /ASSOCIATED PRESS

photo

Gwynevere McMonigle Y "Dr. Phil", su cucaracha de Madagascar mascota.

A los niños les fascinan los insectos, pero muchos de nosotros eventualmente dejamos atrás la etapa de querer atrapar una luciérnaga y guardarla en un frasco.

Sin embargo, para las personas que nunca pierden ese impulso, éste puede llevarlos por rumbos inesperados.

"Las cucarachas en realidad son buenas mascotas", dice Scott Martin de Rockville, Md.

Acostumbrados a lidiar con escépticos, los amantes de los insectos explican que no todas las cucarachas son iguales.

Orin McMonigle ha escrito más de una docena de libros sobre insectos como mascotas, edita una revista para los aficionados y hasta existe una especie de cucaracha que lleva su nombre.

A él no le gusta más que a usted ver alimañas paseándose por su cocina.

"No me gustan las cucarachas de plaga, no me gustan los mosquitos, no me gustan los piojos, no me gustan las cucarachas alemanas. Sólo me gustan los (insectos) limpios", afirma McMonigle, quien de hecho fue operador de control de plagas certificado.

"Sabiendo cuál es la diferencia, puedo apreciar los insectos limpios".

La cucaracha mascota más común es la cucaracha siseante, que mide de 2 a 3 pulgadas de largo.

Su nombre se deriva del sonido que hace cuando es molestada, aunque puede abandonar ese hábito cuando se acostumbra a ser tocada.

Las cucarachas siseantes son llamativas no sólo por su tamaño, sino porque no se esconden por instinto.

Si una fuera a escapar, dice McMonigle, el único peligro sería para la cucaracha misma.

Las cucarachas siseantes no pueden sobrevivir solas en una casa común, donde la temperatura y humedad no les son propicias y no encuentran qué comer.

"Si suelta mil cucarachas siseantes en su casa, no van a hacer nada", dice.

"Existen más de 4,000 especies de cucarachas, y sólo unas 25 están clasificadas como plaga, y sólo unas cinco son buenas en eso".

Lo mismo podría pasar si escaparan unos conejillos de Indias, dice. No por que sean parientes de los ratones quiere decir que van a hacer nido en las paredes y a empezar a reproducirse.

La siseante no es la única cucaracha del gusto de los aficionados, y McMonigle dice que incluso hay especies que sólo existen en cautiverio.

Una mutación con ojos blancos, originalmente descubierta en lo profundo de una mina de carbón, ha sido criada desde los años 40.

Otra especie que fue descubierta sólo en una cueva que fue destruida por la minería está extinta en su hábitat natural.

Si todavía no le convencen las cucarachas, McMonigle señala que su pariente más cercano es un insecto que gusta a mucha gente: la mantis religiosa.

Yen Saw, de Katy, Texas, ha tenido mantis desde hace 10 años, cuando su hijo se interesó en ellas.

"Pero entonces me dejó a mí el trabajo duro y me prendí", dice Saw.

Es posible criar muchas generaciones de insectos en un espacio limitado y en poco tiempo, y a diferencia de muchas mascotas ordinarias, no adquieren gran tamaño al crecer, sino que pasan por una metamorfosis.

"Me gusta el proceso de verlos crecer", dice Saw.