Quantcast
  • 3:01 p.m., 24/7/2014

Josh Hamilton se queja de Texas


EVAN GRANT/DMN | 2/19/2013, 11:35 a.m.
Josh Hamilton se queja de Texas
En una entrevista, el ex jardinero de los Rangers Josh Hamilton dijo que “hay verdaderos aficionados del beisbol (en Dallas-Fort Worth), pero no es una auténtica ciudad beisbolera”. | LOUIS DELUCA/DMN

photo

En una entrevista, el ex jardinero de los Rangers Josh Hamilton dijo que “hay verdaderos aficionados del beisbol (en Dallas-Fort Worth), pero no es una auténtica ciudad beisbolera”.

En cinco años con los Rangers, todos bajo la atención nacional, Josh Hamilton no aprendió que lo importante no es lo que uno quiere decir, sino lo que efectivamente dice.

En una entrevista el domingo, Hamilton dijo que "hay verdaderos aficionados del beisbol (en Dallas-Fort Worth), pero no es una auténtica ciudad beisbolera".

El daño ya estaba hecho.

La afición texana siempre lo perdonó, ya fuera por un bajón en su desempeño o una pifia en su vida personal.

Que intente decir algo así en Nueva York o Boston, Chicago u otras "auténticas ciudades beisboleras".

Hamilton hubiera sido fusilado en esas dos últimas actuaciones en el plato del comodín en que llevaba 0 para 4, abanicó a seis de los ocho lanzamientos que vio y fue ponchado dos veces.

Después de que Hamilton empató el récord de Grandes Ligas de cuatro jonrones en un partido en mayo contra Baltimore, su temporada se tornó simplemente mediocre.

La frustración de los seguidores de Rangers fue de meses, no por un juego, no por una semana.

Hacia el final del Día de las Madres, Hamilton estaba bateando .402 y llevaba 18 imparables y 44 carreras impulsadas en 41 juegos y 197 actuaciones en el plato.

Por el resto del trayecto, incluyendo ese último juego, acumuló un promedio de .248.

Hamilton era el reflejo de todo lo que salió mal en la prometedora temporada de Texas.

Fue solo después de todo eso y de cinco años de dramas dentro y fuera del diamante que los fans lo abuchearon. Una vez en cinco años.

Hamilton dice que la afición de Rangers se volvió "consentida", aunque no quedó claro si se refería al éxito del equipo o al suyo.

No por consentidos se abuchea cuando un equipo desperdicia una ventaja de 5.5 juegos en los últimos 25 partidos de la campaña, sino por estar legítimamente decepcionado por una temporada perdida.

Esto huele al año pasado, cuando Hamilton dijo que no le debía "nada a los Rangers" después de su segunda vergüenza pública por un lapsus con relación al alcohol.

Hamilton volverá el 5 de abril con los Angels a Arlington. Ya se verá cuál es la reacción de los fans de los Rangers.

Also of interest