Al Dia TX
9:09 p.m., 4/23/2014 | 76°

Gobierno dedica $18,000 millones para vigilancia migratoria

ASSOCIATED PRESS | 1/9/2013, 7:48 a.m.
Gobierno dedica $18,000 millones para vigilancia migratoria
Agentes de Control de Inmigración y Aduanas arrestan a un inmigrante en Dallas durante un operativo para capturar a migrantes con sentencias penales. | /ASSOCIATED PRESS

photo

Agentes de Control de Inmigración y Aduanas arrestan a un inmigrante en Dallas durante un operativo para capturar a migrantes con sentencias penales.

Washington -- La administración Obama gastó más dinero en las dependencias de inmigración el pasado año fiscal que en todos los demás organismos federales del orden público juntos, revela un estudio de un grupo de estudio en Washington.

El informe difundido el lunes por el Instituto de Política Migratoria (MPI), una entidad no partidista dedicada a estudiar los problemas de la inmigración, indicó que en el año fiscal 2012 que terminó en septiembre, el gobierno gastó unos $18,000 millones en iniciativas de inmigración a cargo de Inmigración y Aduanas (ICE), el programa US-Visit y Protección Fronteriza (CBP), al que está adscrita la Patrulla Fronteriza.

El presupuesto de las agencias encargadas de hacer valer las leyes de inmigración fue mayor a los presupuestos juntos del FBI; el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF); la DEA y el Servicio Secreto por $3,600 millones, según los autores del estudio.

Desde que el presidente Ronald Reagan firmó la Ley de Control y Reforma Migratoria en 1986 --que legalizó a 3 millones de indocumentados y reformó la ley de inmigración-- el gobierno ha gastado más de $187,000 millones en inmigración.

De acuerdo al estudio, titulado "Procuración Migratoria en Estados Unidos: Ascenso de una Formidable Maquinaria", el número de procesos penales federales de inmigración es mayor también al número de casos generados por el Departamento de Justicia.

El estudio de 182 páginas concluye que el gobierno de Obama ha hecho de la inmigración su mayor prioridad en el área de orden público.

Seguramente los críticos reaccionarán con irritación a las conclusiones, especialmente aquellos que han acusado a la administración de ser blanda con los infractores de las leyes migratorias.

"En la actualidad, la aplicación de las leyes migratorias puede ser vista como la mayor prioridad del gobierno federal en justicia penal, a juzgar por la asignación de presupuestos, ejecución y volúmenes de casos", dijo Doris Meissner, académica del MPI y coautora del estudio, en un comunicado emitido junto con el estudio.

Demetrios Papademetriou, presidente del MPI, refirió que los autores revisaron las políticas y gasto de inmigración desde 1986, en tanto que en el Congreso hay serios desacuerdos sobre si la seguridad y vigilancia fronteriza deben ser reforzados antes de abordar una reforma.

"Ningún país del mundo ha sido tan decidido ni ha hecho un compromiso tan profundo y caro o ha tenido un alcance tan profundo en sus acciones de procuración que Estados Unidos", afirmó Papademetriou. "Dicho alcance va desde los juzgados y cárceles locales hasta la capacidad de los bienes y viajeros para viajar a Estados Unidos".

En base a los presupuestos federales revisados por el MPI, el CBP gastó alrededor de $11,700 millones en sus operaciones, mientras que el ICE dispuso de unos $5,900 millones en el 2012. US-Visit representó un gasto de $307 millones.

A medida que el gasto ha ido aumentando en los últimos años, el número de arrestos en la frontera ha disminuido.

En el 2011 los agentes hicieron alrededor de 327,000 aprehensiones en la frontera del sur, la menor cantidad en casi 40 años.

El Departamento de Seguridad Nacional además removió a un récord de 396,906 inmigrantes ese año. En 2012, casi 410,000 personas fueron removidas de Estados Unidos.

La secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano, ha exhibido varias veces esas estadísticas como muestra de que la frontera es más segura que nunca.

Los expertos han atribuido la caída de las detenciones a una combinación de factores, como el número récord de agentes de la Patrulla Fronteriza estacionados a lo largo de la frontera con México.

Meissner dijo que el crecimiento de la inmigración ilegal en Estados Unidos se encuentra estancado.

El estudio señala también los cambios en el ámbito laboral como las redadas de inmigrantes indocumentados, las auditorías para erradicar a los patrones que acostumbran emplear a indocumentados y el volumen de personas removidas cada año.

El estudio del MPI, elaborado por Meissner, Muzaffar Chishti, Donald Kerwin y Claire Bergeron, sale a la luz cuando hay un nuevo interés en la reforma migratoria en el Congreso y la Casa Blanca.