Quantcast
  • 12:54 p.m., 20/10/2014

Formulan plan para reforma migratoria


JULIA PRESTON/NYT | 1/15/2013, 6:54 p.m.
Formulan plan para reforma migratoria
Cien solicitantes de 34 países participaron en una ceremonia de naturalización en las oficinas del Servicio de Inmigración y Ciudadanía. | MICHAEL AINSWORTH/DMN

photo

Cien solicitantes de 34 países participaron en una ceremonia de naturalización en las oficinas del Servicio de Inmigración y Ciudadanía.

Washington -- El presidente Barack Obama planea presionar al Congreso a actuar rápido en los próximos meses en una ambiciosa reforma del sistema migratorio que contemplaría una vía a la ciudadanía para la mayor parte de los 11 millones de indocumentados en el país, dijeron altos funcionarios de la administración y legisladores la semana pasada.

Obama y los senadores demócratas propondrán los cambios en un proyecto de ley integral, dijeron las fuentes, resistiendo los exhortos de algunos republicanos para presentar la reforma en piezas más pequeñas --tratar por separado lo de los indocumentados jóvenes, trabajadores agrícolas y extranjeros altamente calificados-- que fueran más fáciles de aceptar para miembros reacciones de su partido.

El presidente y los demócratas se opondrán a medidas que no permitan a los inmigrantes legalizados convertirse en ciudadanos estadounidenses algún día, dijeron.

A pesar de que Obama ha concentrado sus esfuerzos en negociaciones fiscales y control de armas, reestructurar el sistema migratorio sigue siendo una prioridad para él este año, de acuerdo a personal de la Casa Blanca.

Funcionarios de la presidencia han estado trabajando discretamente en una propuesta de gran envergadura.

Obama y legisladores de ambos partidos creen que los primeros meses de su segundo mandato ofrecen las mejores posibilidades de hacer aprobar una legislación sustancial sobe el tema.

Se espera que Obama exponga sus planes en las próximas semanas, tal vez en su informe del Estado de la Unión en febrero, según funcionarios.

La Casa Blanca argumentará que su solución sobre los indocumentados no es una amnistía, como insisten muchos críticos, porque incluiría multas, pago de impuestos atrasados y otros obstáculos para los indocumentados que obtendrían la legalidad, dicen los funcionarios.

El plan del presidente también impondría un sistema para verificar la condición de todos los trabajadores recién contratados; aumentaría el número de visas para aligerar las cargas de casos pendientes y permitiría a los inmigrantes altamente calificados permanecer en el país; y crearía alguna forma de plan de trabajadores huéspedes para traer mano de obra barata en el futuro.

Un grupo bipartidista de senadores también se ha estado reuniendo para redactar un proyecto integral, con el objetivo de presentar una legislación desde marzo y votar antes de agosto.

Como signo del interés en empezar a actuar sobre el tema, la Casa Blanca y dirigentes demócratas del Senado han negociado quién de ellos presentará primero un plan, según allegados del Senado.

"Ahora esto es tan importante para ambos partidos que ni el abismo fiscal ni las armas se van a interponer", dijo Charles E. Schumer, demócrata por Nueva York y participante en las discusiones.

Un intento similar de legislación bipartidista al principio del primer mandato de Obama se vino abajo por las divisiones políticas agravadas por la ira del público contra la inmigración ilegal en muchos estados.

Pero tanto proponentes como oponentes dicen que las condiciones ahora son muy diferentes.

En la elección presidencial, los latinos, el electorado de más rápido crecimiento en el país, salieron a votar en cantidades récord y dedicaron el 71% de su voto a Obama. Muchos latinos dijeron haberse molestado por el lenguaje duro de los republicanos y sus políticas contra los indocumentados.

Also of interest