Quantcast
  • 3:12 a.m., 21/12/2014

Violencia estremece bienestar de madre salvadoreña


ANA E. AZPURUA/AL DÍA | 1/18/2013, 4:55 p.m.
Violencia estremece bienestar de madre salvadoreña
La violencia en El Salvador estremece el bienestar emocional de inmigrantes que ven sus vidas por siempre alteradas. | BEN TORRES/ESPECIAL PARA AL DÍA

AUDIO CLIP: Claudia Ospina, psicoterapeuta que atiende a inmigrantes en Mosaic Services, habla sobre cuándo es necesario buscar ayuda para enfrentar los problemas emocionales y qué esperar de la consejería.

Claudia Ospina

En un complejo de apartamentos de ladrillos rojos, el hogar de María Guzmán se distingue por las macetas con flores blancas y rosa que decoran la entrada.

A primera vista la salvadoreña de 52 años es extrovertida, de conversación fácil y mirada despierta, pero a puertas cerradas su historia refleja la travesía emocional que enfrentan algunas familias salvadoreñas en el Norte de Texas.

AUDIO CLIP: María "Alex" López, psicóloga privada y mánager del Kiosco Youth and Family Center del distrito escolar independiente de Dallas, explica las posibles complicaciones del duelo y la diferencia entre estar triste y deprimido.

María "Alex" López

Desde el 24 de noviembre del 2010, relata Guzmán, no sabe del paradero de su hijo de 32 años, quien estaba en El Salvador cuando perdió contacto con él.

Su angustia no termina ahí. En mayo, su nieto de 17 años se sumó al número creciente de menores que entran ilegalmente a Estados Unidos y fue detenido en Hidalgo, Texas, cerca de la frontera con México.

Alejandro, quien asegura dejó su país huyendo de pandillas y del abandono de sus padres, ahora enfrenta un proceso de deportación y vive con su abuela.

“Yo tengo mucha presión, muchas cosas en mi mente”, explica Guzmán en su apartamento, repleto de fotografías de familiares.

A veces, dice, le gustaría desaparecer, irse sola.

“Hay días que yo me la paso llorando”, señala Guzmán, quien trabaja en una lavandería.

“Yo necesito bastante que me den consejería”.

Guzmán emigró a Texas hace más de dos décadas y tiene la residencia legal. Pero sus nexos con El Salvador, en donde crecieron sus hijos, siguen siendo fuertes y lo que ocurre en el país impacta su bienestar emocional.

No está sola. Organizaciones que prestan servicios de salud mental en el Norte de Texas han notado que en los últimos años la inseguridad en partes de México y Centroamérica es una fuente de estrés para inmigrantes con familiares en estos países, que además están lidiando con problemas migratorios y económicos.

“Tenemos algunos clientes que están pasando por eso. Mataron a mi hermano o mataron a mi tío. En actos violentos”, señaló Norma Westurn, directora del Centro Mi Salud, que provee consejería bilingüe en Oak Cliff.

Westurn señala que en algunos de esos casos ha observado trastornos de ansiedad y depresión.

Asimismo, relató que algunos clientes con familia en puntos de alta criminalidad sienten que si un familiar falleció, otros también están en peligro y esto desata un estado de pánico.

Atento al estrés

Es normal que haya preocupación por los seres queridos que viven en lugares de alta criminalidad y que se busque intentar tomar acciones para protegerlos, pero llevado al extremo esta preocupación puede afectar el bienestar emocional.

“Cuando esto se transforma en una obsesión o en una preocupación excesiva o en algo que interfiere en nuestra vida cotidiana, allí estaría afectando nuestra salud mental”, indicó María López, psicóloga con práctica privada y gerente del Kiosco Youth and Family Center del distrito escolar de Dallas. “Si la persona no se puede concentrar en su trabajo, no puede dormir bien, no puede tener una vida placentera, disfrutar de su trabajo, de su familia, de su tiempo libre, allí sí se transforma en un problema”.

Also of interest