Al Dia TX
2:36 a.m., 4/25/2014 | 62°

Énfasis en seguridad crea dudas en la frontera

ALFREDO CORCHADO/DMN | 1/30/2013, 1:58 p.m.
Énfasis en seguridad crea dudas en la frontera
En esta foto de archivo de 1993, agentes de la patrulla fronteriza estadounidense forman una barrera en el lado norteamericano del Puente Internacional El Paso del Norte durante el tercer día de la llamada "Operación Bloqueo" que intentó detener la inmigración ilegal con una pared de 20 millas de agentes a lo largo del Río Grande. | RUDY GUTIÉRREZ/AP

photo

En esta foto de archivo de 1993, agentes de la patrulla fronteriza estadounidense forman una barrera en el lado norteamericano del Puente Internacional El Paso del Norte durante el tercer día de la llamada "Operación Bloqueo" que intentó detener la inmigración ilegal con una pared de 20 millas de agentes a lo largo del Río Grande.

El Paso -- Casi 20 años después que esta ciudad fue virtualmente "sellada" en su frontera con México, sus residentes se preguntan qué nuevo impacto tendrán los anuncios de una nueva ley migratoria que se presume incluirá medidas drásticas de vigilancia.

El lunes un grupo de senadores de ambos partidos propusieron una reforma migratoria "justa, pero dura" con énfasis en seguridad fronteriza. El martes el presidente Barack Obama presentó sus ideas, que además de una legalización incluye acciones para reforzar la vigilancia en las fronteras.

Las propuestas tienen muchas similitudes, sobre todo en el énfasis en la seguridad fronteriza, un tema que desata debates a lo largo del país y no solo en la frontera de 2,000 millas con México, donde en el otoño de 1993 la Patrulla Fronteriza inició su estrategia de bloqueo al estacionar patrullas en la zona de El Paso, marcando un radical cambio en la forma en que la frontera era vigilada. De inmediato se interrumpió el paso irregular de trabajadores y hasta compradores.

El empresario Tanny Berg recuerda esa época y su intempestiva visita a la oficina de la Patrulla Fronteriza para reclamar. "¿Qué están haciendo, porque le llaman 'Operación Embargo?' ", recordó. "Yo les grite: '¿Qué esta pasando? Le estamos dando la espalda no solo a México, sino a nuestro pasado. Al siguiente día le cambiaron el nombre a Operación Hold the Line, pero sus efectos aun nos persiguen' ".

Una de las ideas que se expresó en el plan del Senado es el requerimiento de verificar la salida de visitantes e inmigrantes legales, para mantener control de quién entra y sale.

Pero Berg cuestiona cómo podría ser implementada esta medida en puntos de cruce fronterizos, donde los residentes locales cruzan la frontera varias veces al día.

"Como siempre, los políticos no entienden la realidad de la frontera", dijo Berg, quien es dueño de una bodega en El Paso. "Como americanos necesitamos manejar nuestros prejuicios, porque subliminalmente lo que hemos estado diciendo es: mantengamos a los mexicanos afuera. Necesitamos entender que este país disfruta la calidad de vida que tenemos en parte por el trabajo de los inmigrantes del sur de la frontera".

Maureen Meyer, investigadora de la Oficina en Washington para Americe Latina y experta en temas de inmigración, considera que el énfasis en la seguridad es innecesario, debido a que el flujo de inmigrantes hacia Estados Unidos ha descendido en un 61%, aunque el número de inmigrantes que mueren en su intento al cruzar la frontera sigue en aumento. "Creo que ya hemos saturado la frontera" de vigilancia, agrego.

Los esfuerzos por ejercer más control en la frontera no son nuevos.

Desde la reforma migratoria IRCA de 1986, lo que la gente llama la amnistía del 86 impulsada por el entonces presidente republicano Ronald Reagan, los Estados Unidos han gastando mas en vigilar sus fronteras que todas las otras agencias de la ley combinadas, según un reporte reciente de Instituto de Políticas Migratorias con sede en Washington D.C. En total ha invertido $186 mil millones, unas 15 veces más que el costo de mantener las agencias en materia de migración que lo que se destinaba en 1986.

En la frontera la vigilancia es evidente. El grupo Human Rights Watch reporta que al menos seis naves no tripuladas (drones) patrullan la frontera. El personal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza se ha triplicado a casi 18,000 agentes. Al mismo tiempo, el comercio entre México y Estados Unidos siguen en aumento, hasta llegar a casi $500,000 millones desde la implementación del Tratado de Libre Comercio en 1994.

"La frontera es muy diferente a lo que era hace apenas unos años", dijo Tony Garza, ex embajador de Estados Unidos en México durante el periodo en que los presidentes George W. Bush y Vicente Fox intentaron impulsar una reforma migratoria. "La frontera es mucho más dinámica y, contraproducentemente, mucho más segura", dijo Garza, nativo de Brownsville.